A la hora de decidir qué tamaño debe tener nuestra piscina, ante todo pensamos en la superficie que ocupará. Y tiene sentido, cuántos más metros tenga nuestra piscina, más espacio tenemos para nada antes de tener que dar la vuelta; cuantos más metros, más personas caben en la piscina. Pero tras saber qué superficie ocupará nuestra piscina, también debemos tomar la decisión sobre la profundidad.

¿Cuanto más profundo, mejor?

Muchas veces nos encontramos con la creencia que más profundidad significa más diversión en la piscina. Para nosotros no es ningún problema hacer piscinas más profundas; nuestro sistema se adapta fácilmente a cualquier tipo de vaso. No obstante, recomendamos que esta cuestión se tome en serio ya que más profundidad significa más costes de fabricación y más gastos de agua y productos de depuración, mientras que la diversión puede ser igual o mayor en una piscina de menor profundidad.

Por lo tanto, antes de pedir una piscina de 1,80m o más, nos conviene hacernos la siguiente pregunta:

¿Quién va a usar esta piscina y qué uso le va a dar?

Las piscinas sirven para bañarse y refrescarse en verano, no cabe duda. Pero nuestro comportamiento dentro del agua determinará la profundidad por la que nos debemos decidir.

Si hay niños pequeños en casa, siempre es mejor que por la parte de la entrada las aguas sean menos profundas, para minimizar el riesgo de ahogamiento para los pequeños. No olvidemos que cada año mueren más niños en España por ahogamientos que en accidentes de tráfico. Un dato espantoso.

Pero claro, los niños crecen, y en algún momento se querrán tirar a la piscina. Una profundidad de 1,75m no estaría mal para aquellos que saltan del borde, ¿verdad? Pero ¿cuántas veces nos tiraremos de esta forma a la piscina?

profundidad

 

Por norma general consideramos que, si lo que queremos es nadar, 1,25m es la profundidad ideal. No supone riesgos innecesarios para aquellos nadadores más bajitos o menos acostumbrados a las aguas, pero todavía tiene suficiente volumen para todos los ejercicios que queramos hacer en el agua; incluso el Aquagym.

¿Uniforme o cuchara?

Si no nos decidimos por una profundidad uniforme, siempre podemos optar por añadirle una cuchara, es decir, un hueco más profundo en medio de la piscina y que acaba teniendo forma de cuchara. A la hora de hacer la excavación se puede añadir este hueco con facilidad. Gracias a la alta elasticidad del liner de Mi Piscina, ni siquiera tendremos que hacer un modelo especial para la cuchara. Con la presión del agua el liner se acabará adaptando perfectamente al hueco extra.

¿Quieres un presupuesto? Contáctanos y hablemos sobre tu piscina.